ACERCA DE LA DISEÑADORA

Erika Ponce

En su infancia, practicó diferentes disciplinas artísticas que la llevaron a elegir una carrera en diseño gráfico.
Para especializarse en escultura, tomó un curso en Italia donde comenzó a esculpir piezas de cera. Al vaciar su primera joya de plata, descubrió la manera de integrar todo lo aprendido realizando joyería de manera artesanal.
Después, con el fin de pulir y perfeccionar su técnica, viajó a Nueva York para trabajar con un maestro joyero con el que practicó el arte de crear joyas a partir de un boceto.
Finalmente comenzó a diseñar para su propia marca, siempre reflejando: arte, movimiento y la naturaleza en cada una de sus piezas. Al tener como inspiración su país natal México, ella esculpe a mano diferentes texturas y las mezcla con piedras naturales y madre perla.

Wendy Salcedo

Luego de más de 20 años en el sector financiero local e internacional, decidí seguir una ilusión que nació hace 9 años cuando, en un viaje a Tierra Santa, conocí a Erika Ponce por pura casualidad. Cuando descubrí el diseño vanguardista, la filosofía detrás de la marca y la misión tan hermosa que mantiene con su entorno, quedé enamorada de MinaRoMina. La unión perfecta se da cuando a uno la motiva un nuevo reto y a la vez se siente identificada con los valores que comparte con su aliado estratégico, y eso siento es lo que tenemos Erika y yo.

El enfoque de MinaRoMina a nivel internacional ha sido el dar a conocer como marca su personalidad, en lo que cree, en lo que se inspira, en lo que desea transmitir. El mercado dominicano representa una nueva ilusión para MinaRoMina, la de llevar sus diseños a la mujer que admira la joyería como arte y que desea que la reconozcan por su sofisticado y divertido gusto, al mismo tiempo que ayuda con su compra a que niñas en Casas Hogar puedan tener un mejor futuro. Es un verdadero placer traerles “Exclusividad Asequible” hecha con genuina pasión de manera artesanal.